Uso de cookies


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
https://xxxpicodrom.com https://xxxpicsee.com https://expat-friendly.com https://idahohighwaysafety.org
Mª PILAR ESPIGA VEGAS

Bilbao, 11  de febrero de 2020.

Mª Pilar Espiga Vegas nació en Bilbao el 14 de Noviembre de 1919.

En el seno de una familia trabajadora y humilde, era la segunda hija del matrimonio que tuvo seis hijos. Desde los 11 años, le tocó trabajar de recadista en una tintorería y también como cuidadora de sus cuatro hermanos pequeños.

La Guerra Civil separó a la familia, el mayor de los hermanos fue a luchar y nunca más volvieron a verlo, dicen que cayó en la batalla del Ebro, con tan solo 18 años. En cuanto a los cuatro pequeños, los enviaron a Gran Bretaña y ella junto a su madre, partieron para Francia y más tarde a Cataluña. Al terminar la Guerra, volvieron a reunirse pasando muchas penurias en la post guerra.

Se casó con 21 años y pronto llegó el primero de los seis hijos, otra etapa muy dura en su vida, la maña suerte hizo que su marido enfermara del pulmón. Le tocó sacar a la familia delante, trabajó como modista pasando noches en vela para poder entregar los encargos a tiempo y atender a sus hijos y marido.

Su salud se fue deteriorando llegando a pasar seis veces por quirófano, a pesar de ello, Mª Pilar siguió luchadora incansable y con una fuerza interior digna de admiración y nunca se rindió. Cuando los hijos mayores empezaron a trabajar, ayudaron a sacar la familia adelante llegó el momento de vivir mejor, más tranquila y desahogada. Se quedó viuda a los 60 años siempre arropada por sus hijos.

Hoy es una mujer a la que le encanta leer libros de historia y geografía y todo lo que pudiera caer en sus manos. Así hasta los 99 años, que se rompió la cadera y como no se le podía atender en casa, pasó a la residencia donde vive actualmente.

Sin duda alguna, es todo un ejemplo de fuerza interior, constancia y lucha. Una gran mujer y maravillosa madre.

ZORIONAK MªPILAR!